beauty

Cuidado facial 2014

Siempre he pensado que en cuestión de belleza el factor más importante es la elegancia. Desde mi punto de vista esto significa, por ejemplo, anteponer el cuidado facial al maquillaje. Nada resulta más bonito que un maquillaje sutil que deja entrever una piel cuidada. Por lo que he podido leer en otros blogs los tratamientos suelen durar unos pocos meses mientras que en mi caso suelen dar aproximadamente para un año. Éstos son los productos que he estado utilizando durante 2014.
Una de mis bloggers o gurú favoritas es María de Makeupzone, puedo decir que sigo fielmente sus consejos, especialmente en lo que se refiere a cuidado facial y es porque no se equivoca. A través de sus posts me decidí a probar el limpiador en gel de Té blanco de Korres y he estado encantada. Su formulación está realizada con ingredientes naturales, es muy suave con la piel eliminando la suciedad en profundidad a la vez que deja una sensación fresca y agradable tras su uso. Otro de los productos que suele recomendar es el pore refiner, un tratamiento para poros dilatados que realiza a la perfección la función de primer. En mi caso me decidí por el Sébium mat de Boiderma, ya que más que los poros mi principal preocupación son los brillos en la zona t. Debo decir que le va muy bien a mi piel. Lo uso a diario durante el verano y combinado con una hidratante para pieles mixtas como la Hydrance optimale de Avene, puesto que puede llegar resecar en combinación con otros agentes como el frío. Por otra parte tenemos los productos que no han ido tan bien. No repetiría con el contorno de ojos de evening primrose de Korres, puesto que aunque ayuda a iluminar las ojeras puede escocer al tocarte los ojos o el tónico de Kenzo que es demasiado caro para su utilidad.
Conforme se va acercando Noviembre comienza mi búsqueda de nuevos productos para el año próximo a través de reviews y videos, bloggers y youtubers… ¿Que os da buen resultado a vosotras?

Tips para comenzar a coleccionar maquillaje.

2. 24:8:14

Cuando comenzamos a interesarnos por el mundo del maquillaje la cantidad de marcas, tipos de productos, acabados… puede agobiarnos. Empezamos a ver vídeos en youtube y leer blogs donde nos encaprichamos de mil y un productos. Acabamos por comprar por la llamada “ansia viva”, si te has dado una vuelta por la blogosfera conocerás el término. Estas son algunas de las conclusiones a las que he llegado, según mi experiencia.
1. Define la gama que más te interesa: “highend” o “drugstore”. Solemos pensar que cuanto mayor sea el precio obtendremos mejor calidad, esto no es del todo cierto, podemos encontrar verdaderas joyas dentro del maquillaje asequible así como productos espectaculares en los que merece la pena invertir un poco más. Es imposible abarcar todas las marcas y productos del mercado. Selecciona aquellas marcas que más te interesen, gamas de productos de diferentes marcas o los productos estrella de cada una.
2. Antes de ir a la tienda o hacer un pedido online, investiga. Existen multitud de reviews para casi cada producto, una vez que realizas la compra, pasa a formar parte de la familia de tu colección de maquillaje. Adquiere productos con el objetivo de tener diversidad de colores y acabados dentro de las diferentes categorías: base de maquillaje, bronzers, coloretes… o completa maquillajes como si fueran “outfits”. Saca todo el partido a un producto, pruébalo en maquillajes diferentes, combínalo con otros productos, etc. A veces al comprar varias cosas a la vez no les prestamos toda la atención que merecen. Si un producto no te gusta, intenta siempre buscarle una nueva función o en el peor de los casos otro hogar. Tus amigas estarán encantadas y así suavizas la decepción. En mi opinión siempre, siempre, siempre, es mejor comprar en una tienda donde puedes tocar, ver y preguntar.
3. Todo el mundo tiene una beauty obssesion, quizás las más extendidas sean las paletas de sombras de ojos, los labiales y los coloretes. Elegir una puede ser una forma de mantener la compostura. Ten en cuenta que en America el maquillaje es la mitad o una tercera parte más barato que en España, he ahí la razón de esas colecciones que quitan en hipo. Seamos conscientes, el maquillaje caduca. Hay diferentes posturas sobre esto: atesoradas colecciones que conservan cada producto, quien se va deshaciendo de el y rentabiliza el mayor o menor uso dado según su disfrute… si prefieres hacer balance entre uso y colección, lo mejor es ir a por los productos en polvo. Aún superada la fecha de caducidad, que es mayor que la de los productos en crema, pueden usarse algo mas de tiempo.
4. Algo que puede resultar muy útil es acotar el espacio que vamos a usar como tocador. Tener un espacio definido nos puede salvar de acabar viviendo en una perfumería y nos ayuda a priorizar o decidir que productos son los que de verdad deseamos tener. Decorarlo y organizarlo puede ser un punto muy positivo y las sucesivas revisiones para hacer hueco o mantenerlo organizado contribuye a que nada quede olvidado en el fondo del cajón.
5. Creatividad al poder. Busca la excepción de la regla, utiliza un colorete como sombra y una sombra como colorete… parafraseando a François Nars: Disfruta! sólo es maquillaje.